domingo, mayo 06, 2007
lanzado al mundo a las 1:01 p. m.

segunda parte




En efecto: era perfecta. Había sido armada para serlo. Era un objeto de placer viviente, húmedo y artificial. Un coctel de lo orgánico y electrónico. Era Una ‐ una puta escapada de la imaginación de Mary Shelley. Un pantano de componentes diseñados, órganos robados por las noches, tejido cultivado en serie y algún cerebro secuestrado y formateado.

‐ ¿Eres Una? ¿Porque mierda no me lo dijiste? - Cristóbal grito iracundo. Simultáneamente era acosado por una imagen sangrienta que involucraba Max, un machete y sus testículos.

‐ ¡Porque no quiero ser Una! Quiero ser otra. Quiero... -comenzó a sollozar- quiero ser yo ‐ y estallo en llanto.

El cerrojo cayo al piso junto a parte de la puerta. Max entro al departamento con la bota derecha por delante. Cristóbal entre cómico y patético solo atino a decir “hola”. La chica aun sostenía ‐entre sudores fríos - la cafeína.

‐ ¿Y tu quien fuck eres, ha? - vocifero el chulo lleno de desprecio gansteril.

‐ Nadie... no soy nadie. - tartamudeo Cristóbal mientras se alejaba de Max, lenta y cuidadosamente; como un camión en reversa pero sin señalizar.

‐ ¿Eres nadie o no eres nadie? - volvió a preguntar - Que mierda mas simpática eres ‐ añadió con la gracia y humor de una hiena nocturna acechando en medio de la sabana.

‐ Soy un nadie...nadie. No tengo ningún problema contigo.. con usted, señor... porque claro, no lo conozco, y si no lo conozco, no podemos tener desacuerdos y sin desacuerdos... - improvisó Cristóbal, mientras tropezaba con los libros tirados en el piso.

‐ Callate y sientate. ‐ le ordeno Max a Cristóbal ‐ Y tu dame eso que tienes en la mano ‐ era el turno para obedecer de la chica ‐ y ve al sillón ese. ¡Ahora, perra!

Max se sentía, como siempre, poderoso. “¿Café? ¿Cuantas veces te he dicho que no tomes esta mierda, zorra? Los dientes, zorrita. Los dientes los termino pagando yo”. La chica temblaba. Cristóbal trataba de recordar si había pagado la prima del seguro.

‐ ¿Tu le diste este ensucia-dientes a la cochina esta? - preguntó Max, mientras caminaba lentamente hacia Cristóbal.

‐ Eh, creo que ella lo tomó sola, eh... - respondió.

‐ ¿A si? - le dijo a Cristóbal mientras se agachaba frente a el, con el tazón en su mano ‐ Mira tu, la conchita tiene iniciativa. ¿Que bueno no? - interrogo Max.

‐ Eh... - Cristóbal no sabia que responder.

‐ ¿Eh? ¡Responde! - grito Max, con sus pulgares presionando la sien de Cristóbal.

‐ Digo, digo... digo que si, supongo que si, la.. la iniciativa es buena.. es... - improviso denuevo.

El chulo lo miró en silencio directo a los ojos, sin dejar de presionar con sus manos masivas el cráneo. Luego miro a la chica, sentada en el sillón rojo que dominaba el piso. Max volvió su rostro y sin aviso alguno -ademas de sus enormes pupilas excitadas- golpeo la nariz de Cristóbal con su cabeza. Sangre al piso, gota a gota. Con fuerza lanzo el café contra el muro. La chica salto del susto.

‐ Conchetumadre. Ella no puede tener iniciativa, porque si la tiene, se creería persona. Y eso no es bueno para el negocio. Ella es Una. Es algo, no alguien. No tengo idea como la trajiste hasta aquí, que trucos usaste, etcétera. Y no quiero saber. No me interesa. ¿Y sabes porque? Porque lo único que tengo en la cabeza ahora son los 70.000 dólares que deje de ganar porque esta no estaba cogiendo donde debía ¿Perrita de mierda - dijo dirigiendose a la chica- sabes cuanto semen tendrás que tragar para recuperar la plata que podríamos haber ganado con esa reunión de directorio? Y tu ‐ volviendo sus ojos enfurecidos a Cristóbal- preocupate por que la cuenta tiene tu nombre, perro.

Max saco desde el bolsillo de su chaqueta un arma calibre .45; mango plateado y cañón transparente. El gatillo estaba enchulado con neón. “No te preocupes, que no voy a gastar balas contigo, hijoputa. De hecho, nos vamos a divertir”. Acto seguido, desde el otro bolsillo, saco un pequeño estuche de terciopelo púrpura. Lo abrió, y desde el apareció un cable sucio, grueso y anudado como intestinos.

Etiquetas:

 



/* 2 comentarios:


At dom. may. 06, 08:18:00 p. m., Blogger Día Zero

O.O Puta, Gaona, no me podís dejar sin terminar la historia!!!!!

RP

 
*/

At dom. may. 06, 08:23:00 p. m., Blogger Día Zero

Ah! te agregué a mis favoritos.

RP

 
*/